Beneficios de la Vacunación

1. Salva vidas cada año

  • Las consecuencias de algunas enfermedades infecciosas prevenibles mediante la vacunación son a veces graves y pueden evitarse si nos vacunamos.
  • La vacunación es la mejor herramienta para prevenir algunas enfermedades infecciosas y es una de las medidas de salud pública que más vidas ha salvado a lo largo de la historia.
  • Es importante que los niños y adolescentes reciban todas las vacunas que les correspondan según su edad y calendario de vacunación. Las enfermedades que se pueden prevenir mediante vacunación pueden ser muy graves, e incluso mortales en algunos casos.
  • Vacunar es la mejor forma de asegurar que tus hijos están protegidos frente a enfermedades que podemos prevenir con vacunas.

 

2. Ayuda a combatir enfermedades, haciendo posible su control, eliminación y hasta incluso su erradicación.

  • Poca gente se acuerda de enfermedades como la viruela, erradicada en 1980, y de otras enfermedades ya eliminadas en muchos países del mundo, como la poliomielitis, la rubéola y el sarampión.
  • Si disminuyen las personas vacunadas en una población, algunas enfermedades que ahora raramente se ven porque están controladas (por ejemplo, poliomielitis, difteria, sarampión o rubéola), podrían reaparecer en forma de brotes o epidemias.
  • Mediante la vacunación se ha conseguido erradicar la viruela. Estamos cerca de la erradicación de la poliomielitis en el mundo, de la eliminación del sarampión y se están controlando otras enfermedades como tosferina, meningitis bacterianas y hepatitis B.

 

3. Vacunarse es un acto de solidaridad, te protege a ti y nos protege a todos

  • Protege y protégete con las vacunas. Es muy importante que haya mucha gente vacunada frente a cada enfermedad, pues el microorganismo que la causa circula mucho menos y así las personas que, por diversos motivos no se han vacunado, estarán protegidas también. Es lo que se llama inmunidad comunitaria.
  • La vacunación protege nuestra salud y la de las personas que cuidamos. Protege a las generaciones futuras.

 

4. La vacunación es importante a lo largo de toda la vida, no acaba en la infancia

  • Aunque los niños son los que reciben la mayoría de las vacunas siguiendo el calendario de vacunación, los adolescentes y adultos también necesitan estar protegidos frente a enfermedades como tétanos, difteria, sarampión, varicela, neumococo, gripe o rubéola, que a veces pueden llegar a ser más graves que en la infancia.
  • Es importante vacunarse en situaciones especiales. Por ejemplo, si padeces ciertas enfermedades crónicas (diabetes, asma, obesidad, etc.), si estás embarazada, si en el desarrollo de tu profesión tienes contacto con personas más vulnerables a ciertas enfermedades infecciosas, antes de viajar a otros países, etc. Ante cualquiera de estas situaciones, consulta con tu médico, enfermero, servicio de prevención de riesgos laborales o Centro de Vacunación Internacional o farmacéutico según la circunstancia.
  • Las personas que por su profesión tienen riesgo de contagiar a otras personas más vulnerables, deben asegurarse de haber recibido las vacunas recomendadas.

 

5. Previene complicaciones de enfermedades infecciosas y algunos tipos de cáncer

  • Las vacunas no actúan solo sobre la enfermedad que se está previniendo, sino también sobre las complicaciones que puede tener esa enfermedad, por ejemplo:
    • La vacunación frente al sarampión, evita también algunas de sus complicaciones, como neumonía, encefalitis y enfermedades neurodegenerativas.
    • Las vacunaciones frente a neumococo, H. influenzae tipo b y meningococo C previenen secuelas de las meningitis, como la sordera y otros déficits neurológicos discapacitantes.
    • La vacunación frente al virus de la parotiditis (causa de “paperas”) evita sorderas y también orquitis en los varones.
    • La vacunación frente a la polio evita cojeras y deformidades permanentes.
    • La vacunación además, reduce la gravedad de la enfermedad si ésta llega a afectar a individuos previamente vacunados, como ocurre, por ejemplo, con la varicela.
    • Mediante la vacunación se evitan, así mismo, enfermedades que son capaces de transmitirse al feto durante el embarazo, como la rubéola congénita.
  • También previenen algunos tipos de cáncer, por ejemplo:
    • La vacuna frente al virus de la hepatitis B previene complicaciones derivadas de la infección, como la cirrosis y el cáncer de hígado.
    • La vacuna del papilomavirus protege frente al cáncer de cuello de útero y de otras localizaciones.

 

6. Proporciona beneficios sociales y económicos

  • La vacunación es un instrumento de equidad, disminuye la desigualdad en la asistencia sanitaria, proporcionando beneficios también a los más desfavorecidos.
  • Aceptar la vacunación es un acto solidario. El beneficio individual directo se amplía a la comunidad, al reducirse el riesgo de infectar a las personas con las que convivimos y nos relacionamos.
  • La vacunación aumenta la esperanza de vida.
  • La vacunación de la población es ventajosa económicamente, comparando el gasto generado por la vacunación con el gasto derivado de padecer la enfermedad.
  • Las enfermedades prevenibles por vacunación suponen un coste alto tanto desde el punto de vista económico, como sanitario y social. 

 

7. Es un derecho básico de los ciudadanos

  • En España, el Sistema Nacional de Salud proporciona las vacunas incluidas en los Calendarios vacunales oficiales de forma gratuita, en función de la edad y otras circunstancias individuales.
  • La vacunación es un acto voluntario. En otros países no tienen estas oportunidades. ¡Aprovéchalas y vacúnate!
  • No niegues a tus hijos este derecho ni te lo niegues a ti.

 

8. Forma parte de un estilo de vida saludable

  • La vacunación es tan importante para nuestra salud como una dieta adecuada o el ejercicio físico.

 

9. Las vacunas son seguras

  • La seguridad de las vacunas preocupa a los padres. Es importante conocer que las vacunas tienen unos controles de calidad y seguridad más rigurosos que el resto de medicamentos.
  • Existen muy pocas contraindicaciones para la administración de vacunas.
  • El riesgo de que ocurra algún problema, provocado por una vacuna, es notablemente menor que el derivado de contraer la enfermedad.
  • Un problema médico que aparece después de haber recibido una vacuna, no significa necesariamente que haya sido provocado por la vacuna. Puede ser debido a otras causas.
  • Las molestias o efectos no deseados que pueden aparecer tras la vacunación suelen ser leves y, salvo escasísimas excepciones, siempre es más perjudicial padecer la enfermedad que se previene.
  • La vacuna frente al papilomavirus ha demostrado, después de más de 180 millones de dosis administradas en todo el mundo, que es muy segura.

 

10. Aprovecha cualquier visita al Centro de Salud para comprobar si estás bien vacunado

  • Existen muchos mitos acerca de las vacunas. Para más información pincha en el siguiente enlace: Preguntas y respuestas Se abrirá en una ventana nueva.
  • Puedes consultar tus dudas con los profesionales de medicina, pediatría, enfermería o del servicio de prevención de riesgos laborales y de tu farmacia.

 

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador