Población Gitana

La población roma-gitana se encuentra en España desde el siglo XV, siendo uno de los grupos que han mantenido históricamente una cultura propia diferenciada -estructura familiar, sistema de valores, organización social, lengua y cultura-. Aunque no constituye un conjunto de población homogéneo, está integrado por comunidades y grupos con características diversas que, sin embargo, mantienen unos rasgos culturales comunes.

La mayoría de la población roma-gitana está sedentarizada, estimándose en alrededor de 725.000-750.000 personas, aproximadamente el 1,5% de la población española total. Se distribuyen de manera desigual por todo el territorio español, residiendo, particularmente, en las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Granada, Valencia, Zaragoza y Murcia; con una mayor concentración en las comunidades autónomas de Andalucía, Valencia y Cataluña.

La conjunción de factores históricos, sumados a otros derivados de los rápidos procesos de cambio social, determina que sea la población española que, por su origen étnico y su diferencia cultural, en muchos casos, siga siendo aún objeto de discriminación y rechazo. Un sector significativo de la población roma-gitana constituye uno de los grupos sociales más desfavorecidos afectados por los procesos de exclusión social y discriminación; y con dificultades para acceder y utilizar los sistemas de protección social -educación, vivienda, empleo, salud y servicios sociales-, así como su participación en la vida pública en situación de igualdad, lo que se traduce en que mantienen unas condiciones de vida con indicadores por debajo de la media del resto de la población española.

La puesta en marcha del Programa de Desarrollo Gitano, en 1989, y la creación del Consejo Estatal del Pueblo Gitano, en 2005, constituyen instrumentos decisivos, financiero y técnico uno y de participación el otro, para combatir esta situación a través de la colaboración del Estado, tanto con las comunidades autónomas como con las organizaciones del movimiento asociativo gitano. El objetivo fundamental de ambos es que las políticas de bienestar social impulsen la mejora de la calidad de vida de los gitanos y gitanas, garanticen el ejercicio de los derechos y obligaciones como ciudadanos de pleno derecho, y combatan la discriminación para que puedan disfrutar de los logros y servicios que ofrece la sociedad.

La unidad administrativa Programa de Desarrollo Gitano  se creó en 1989, a instancias de la  Proposición no de Ley de 3 de octubre de 1985 del Congreso de los Diputados, con la función de promover el desarrollo social y la mejora de la calidad de vida de la población roma-gitana. Actualmente está adscrita al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Dirección General de Servicios para la Familia y la Infancia. Los objetivos fundamentales del Programa son los siguientes:

  1. Mejorar la calidad de vida de la población roma-gitana y hacer efectivo el principio de igualdad de oportunidades en el acceso a los sistemas de protección social.
  2. Favorecer su participación en la vida pública y social.
  3. Propiciar una mejor convivencia entre los distintos grupos sociales y culturales.
  4. Fortalecer el movimiento asociativo gitano.
  5. Promover la igualdad de trato y no discriminación de la población roma-gitana 

 

Líneas de actuación del Programa de Desarrollo Gitano: